viernes, 18 de agosto de 2017

Las diferencias entre el modelo nórdico y el español elhuffingtonpost

GETTY IMAGES
Imagen de Oslo
En los años del auge económico, reprodujimos en España la retórica de la sostenibilidad, que fue duramente contrarrestada por la realidad del nuevo desarrollismo. Además de que sólo se hacían obras nuevas, a la escasez de la rehabilitación energética y funcional de la vivienda se sumaba la ausencia de oferta de vivienda en alquiler. El afán tradicional por la construcción, -exacerbado por los gobiernos locales-, dejó una tupida alfombra de edificaciones ineficientes, inacabadas o sin vender, por todo el territorio nacional, que ha estigmatizado nuestro modelo de sociedad por la producción fuertemente subsidiaria del turismo y la sinrazón inmobiliaria, gentrificación y desahucios (el 56 % por impago de alquiler). A la vez, hay alerta por la burbuja del alquiler, frente a la etapa anterior, ahora explotamos de éxito en turismo insostenible (75,3 millones de turistas en 2016).
Sin entrar a fondo en los modelos sociales, climáticos y la riqueza de cada uno, los países escandinavos pueden presumir de impuestos altos y eficientes, altos estándares de educación, sanidad y bienestar. Los modelos urbanos son mucho más inteligentes y sostenibles en las comunidades del norte de Europa. Noruega es paradigmática en movilidad no contaminante, arquitectura baja en emisiones, respeto a la naturaleza y ciudades en vías de smart communities ligadas a las aspiraciones de sus ciudadanos.
Mientras España suspende en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y ocupa el puesto ¡29! sobre 144 países en materia de género. Noruega ocupa el tercer lugar en la brecha de igualdad y una posición muy alta en sociedad digital; dos muestras de inteligencia en valores sociales y económicos.
En cambio, el Gobierno de España, sin acabar de digerir los efectos de la burbuja, de los costes de la tarifa eléctrica, con la "defunción" de las energías renovables, hundido el apoyo a la investigación, propone la Estrategia de Territorios Inteligentes; una retórica disruptiva, neutra, tecnológica, pasa a suplir evidentes carencias; entre otras, las del turismo masivo, que se ha demostrado insostenible. Según Ana Belén Sánchez, citando datos de OMT 2017[1], "se calcula que cada millón de turistas que recibe España consume y genera 11 millones de litros de combustible, 300 millones de litros de agua, 2 millones de kilos de alimento, 25 millones de kilos de CO2 y toneladas de residuos, que ensucian playas y valiosos ecosistemas marinos y terrestres". Por eso, produce escepticismo que la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital proponga la Estrategia de Territorios Inteligentes que desarrolla el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes 2015, "ampliando el concepto de smart city al turismo inteligente, las comunidades rurales inteligentes y los servicios públicos inteligentes o servicios públicos 4.0". El Proyecto nacional 2017-2019 define la ciudad inteligente como "una respuesta holística a las necesidades de la sociedad actual". El objetivo de la estrategia estatal es llevar el concepto de smart city a todo el territorio nacional y conformar una "España Inteligente". Algo que desmienten los datos de turismo y los de empleo, vivienda y renta.
En lugar de cambiar sólo los discursos, deberíamos cambiar también las políticas urbanas liberales.
El problema es que las ciudades españolas distan mucho de ser inteligentes. Acumulan muchas deudas y se han informalizado en su desarrollo urbanístico estilo hacker. La incipiente recuperación de la producción edificatoria ralentizada entre 2008 y 2016, las obras públicas de conservación y mejora de servicios sustanciales, las depuradoras, el agua, siguen siendo deficientes. En arquitectura, materias como la geotermia, la energía eólica, la ventilación mediante "pozos canadienses", la evapotranspiración, los suelos y pavimentos permeables anti-erosivos, son todavía asignaturas pendientes, o casos raros.
Las experiencia de Noruega (130 M€ en 8 años en el programa) acerca del ZEB Living LAB de Trondeheim, se quiere vincular con la de España, mediante la trayectoria de Santander smart city, extendiendo el modelo urbano a la vivienda eficiente a la ciudad, en línea con Solar Decathlon, Greencities, etc., y los programas de la R.E.C.I. (153 M € en el programa previsto).
El modelo noruego y el español difieren bastante. El programa de ZEB Living LAB de Trondheim (183.960 h, Noruega) podría adaptarse al de Smart Santander (178.466 h) en la Red Española de Ciudades Inteligentes, pero las similitudes y discrepancias son flagrantes entre Noruega (5.214.890h), Reino gobernado desde instituciones y organismos de investigación nacionales y España (46.478.102 h), con 17 autonomías, políticas descentralizadas, dispersa legislación ambiental, incoherencias en construcción, energías renovables o lucha contra el cambio climático.
Las diferencias de modelos sociales también son evidentes. Los noruegos investigan y conciben en Trondheim las viviendas de ciudades inteligentes, mediante rigurosos estudios antropológicos. En Santander, por el contrario, atienden más a la monitorización mediante sensores indicadores de los servicios urbanos; su plataforma es más tecnológica para la producción de BIG DATA; está más dirigida a ahorros de consumo y contadores inteligentes que a la calidad de vida ciudadana sostenible. De hecho, el PGOU de Santander está anulado por el Tribunal Supremo por proponer un aumento de población a 261.000 habitantes en 2024 (difícil de corroborar con datos que lo justifiquen), que supondría un incremento de 35.136 viviendas, lo que parece desproporcionado ante la pérdida de población o las tasas de crisis y desahucios que todavía sufre la ciudad.
En lugar de cambiar sólo los discursos, deberíamos cambiar también las políticas urbanas liberales. La clave no es transitar a toda prisa de lo "green a lo smart"... sino inventar estrategias innovadoras, reestructurando el arruinado y caduco modelo social español por uno de convivencia e igualdad, más parecido al actual de los países nórdicos.
[1] Organización Mundial de Turismo. Climate Change and Tourism. Frequently Asked Questions. 2017. Citado por Ana Belén Sánchez. Fundación Alternativas

Conozco el lado oscuro de la adopción internacional porque lo he vivido elhuffingtonpost

Sé cuáles son tu nombre y función menos conocidos: abandono. Antes de ganar una familia, tuve que perder otra.


JEN VINCEJ PHOTOGRAPHY
Estimada adopción internacional:
No siempre eres del todo sincera. No eres quien dices ser. Tu significado cambia según la persona que te define y para quién te define. Personalmente, me gusta compararte con la luna: solo muestras al mundo tu parte luminosa mientras escondes eternamente tu lado oscuro. Tienes cuidado de mostrar solo tu lado bonito a quienes te miran. Y, como le pasa a la luna, tu lado luminoso pasa a ser la parte que te define. Sin embargo, ignorar tu existencia en su conjunto es ignorar la realidad.
Para mucha gente ya has demostrado ser un sistema corrupto y roto, pero a nadie le apetece hablar de ello. En algunos casos, eres simplemente un intercambio de dinero que se hace pasar por una acción altruista. Por tu culpa, algunas personas son arrancadas de un cazo solo para acabar yendo directamente al fuego. Por tu culpa, algunas personas no solo tienen que lidiar con el trauma emocional de no haber sido queridas, sino también con el abuso emocional de aquellas personas que aseguran que las quieren. Por tu culpa, algunas personas han recibido palizas de muerte por parte de aquellas personas que juraron protegerlas. Debido al gran caos en que conviertes la vida, algunas personas se han replanteado si seguir viviendo o no. El hecho de que hayas sido una heroína para algunas personas no te da derecho a que el mundo entero se vende los ojos ante las atrocidades que cometes entre bambalinas.
Personalmente, me gusta compararte con la luna: solo muestras al mundo tu parte luminosa mientras escondes eternamente tu lado oscuro.
No existe ni una afirmación general ni una única opinión que pueda abarcar tu doble naturaleza. Puedes representar una idea para una persona y otra idea completamente distinta para otra. Por eso NADIE puede representar la voz de un adoptado salvo ese mismo adoptado. Ni siquiera otro adoptado. Puede que compartan algunas ideas, pero cada persona tiene una historia distinta, compleja e independiente. Nadie debería tener la obligación de fingir una apariencia de "todo va bien" solo porque otra persona adoptada hable de su experiencia positiva. Todos tenemos una voz propia, solamente nuestra, que nunca debería ser silenciada. Admitir solamente tu lado positivo es invalidar todas aquellas voces de quienes han experimentado tu lado negativo. Lo que el mundo suele pensar de ti es la imagen de "todos salimos ganando", cuando, en realidad, siempre hay alguien que tiene que salir perdiendo. Eres un juego de suma cero y estoy harta de estar siempre en el lado perdedor y de sentirme avergonzada o silenciada por el dolor de la pérdida. Aquellos que piensan que todas las partes relevantes implicadas en el proceso de adopción internacional salen ganando siempre contigo quizás deberían comprobar si la lente desde la que te miran está bien.
Tanto tu lado oscuro como tu lado luminoso son una realidad inamovible. Eres una paradoja agridulce. Eres tanto la piedra angular de mi identidad como la fuente de misterio que rodea todo lo que soy. Eres el velo que separa el lugar en el que me encuentro del lugar que deseo conocer por mucho miedo que me dé lo que pueda descubrir. Eres el motivo de muchísimo dolor, pérdidas, así como de victoria y felicidad.
Sé cuáles son tu nombre y función menos conocidos: abandono. Antes de ganar una familia, tuve que perder otra. Me ofreciste una de tus identidades mientras me escondías la otra, como una ciudad construida sobre ruinas. Me has dado tanto como me has arrebatado. Tienes las respuestas a mis más profundas dudas existenciales: ¿Tengo hermanos? ¿Qué día nací realmente? ¿Cuál es mi historial médico? Son asuntos básicos de la identidad de cualquier persona que no me han sido concedidos, sino arrebatados. Una persona corriente de cualquier familia corriente no necesita plantearse esas cuestiones.
La primera foto que vieron mis padres de mí. En el orfanato me llamaba Shin-Ja Park, código K83-3751
En lugar de respuestas, he tenido que construir una versión Frankenstein de posibles verdades. Me has otorgado un terreno de cultivo perfecto para una vida entera de especulaciones. Idolatrarte fue el único mecanismo de defensa que tenía de niña. Al igual que muchos otros huérfanos de las películas, yo también me preguntaba si era "especial" o si "estaba destinada a hacer algo grande". Acepté y alimenté mis fantasías idealizadas para acallar mi inquietud. Rellené las lagunas de mis orígenes con fragmentos hermosos de historias de Hollywood, pero, desgraciadamente, al convertirme en adulta, esas lagunas pasaron a rellenarse con una verdad mucho menos idílica. He decorado las historias que te reivindicaban como la oportunidad de lograr una vida mejor, pero también he descubierto que eres la fuente de un pozo de vergüenza, que alguien en algún momento pensó que era mejor deshacerse de mí que mostrarle a la sociedad el gran error que había supuesto mi nacimiento. ¿Fue un acto de valentía, de cobardía o, peor, de coerción? ¿Fui yo una mera inconveniencia? ¿O quizás el secreto inconfesable de alguien? ¿Estoy siguiendo las huellas de gente que igual prefiere seguir escondida? ¿Habrá alguien acordándose de mí o estará tratando por todos los medios de olvidarme?
Alguien en algún momento pensó que era mejor deshacerse de mí que mostrarle a la sociedad el gran error que había supuesto mi nacimiento.
Me has convertido en una aprendiza de tu arte de ocultarte entre las sombras. Me has enseñado que tengo que mostrar un rostro feliz y agradecido. De cara al exterior, podría poner cualquier cara de ilusión y felicidad, pero me resulta imposible mostrar mi duelo. Básicamente porque eres una historia completamente distinta para quienes te ven desde fuera. Eras la historia de un rescate, un "y comieron perdices" que insiste educadamente en omitir la parte del "érase una vez". Crecí sintiendo que necesitaba protección y mantuve en mi mente esta concepción unidimensional de tu realidad. Qué injusticia.
Mis sentimientos de duelo no tuvieron vía libre para expresarse o liberarse. Permanecieron en algún lugar de mi interior, intensificándose y haciendo imposible siquiera que cicatrizaran. No quería que la gente me viera como una "adoptada desagradecida". ¿Por qué lamentarme por la pérdida de una familia que no me quería cuando había sido bendecida con otra familia que sí lo hacía? ¿No me daba cuenta de lo afortunada que era? Cada sentimiento de pérdida me parecía una amenaza para mi familia adoptiva, una invalidación de su amor y devoción. Hacer tabla rasa al llegar me pareció lo más considerado que podía hacer. Como tantas cosas que parecían escapar de mi control, sentía que no me corresponía tener mis propios sentimientos (o expresarlos, al menos).
Claro que estoy infinitamente agradecida y me siento afortunada por haber acabado en un lugar en el que criarme y empezar una nueva historia con una nueva identidad. Mi familia adoptiva es mi familia, la única familia a la que he conocido. Han dado lo mejor de sí mismos por mí. Pero el cariño y el hogar estable que me han proporcionado no pueden anular el ardor por la pérdida de mi primera familia. Ambas facetas conforman a partes iguales lo que soy.
Retrato de la familia Neville alrededor de 1991
Pero mi relación contigo no ha sido del todo mala. Me has moldeado en algunos aspectos y te doy las gracias por ello. Me has enseñado a trazar mi propio camino y a escribir mi historia. Me has dado la paciencia y la valentía para plantar cara a comentarios racistas. Como no encajo en los pequeños moldes por los que mucha gente me intenta definir, he aprendido a no juzgar por las apariencias, sino por la forma de ser. Me hiciste ser la persona que llama siempre la atención entre el resto, el incómodo tema inicial de conversación, la pieza que no encaja en la sociedad, la eterna incomprendida. También gracias a todo eso, me has hecho una firme defensora de la empatía hacia los demás y la comprensión.
Me gusta destrozar los estereotipos. Soy una superviviente. Me adapto a lo que venga. Pero, sobre todo, fui una marginada, yo sola en el mundo, y Dios dispuso en mi vida sus planes y su piedad. Así que, por favor, deja que Él se lleve el mérito, no tú.
Conforme maduré, el mecanismo de defensa con el que te idealizaba aún seguía ahí, pero había evolucionado. Solo cogí las imágenes más bonitas de tu realidad para construirme una armadura. Quiero creerme la historia de la pobre madre joven que tuvo que tomar esta valiente pero difícil decisión. Y creo que muchos padres adoptivos también necesitan creérselo. Tengo que admitir que yo, más que nadie, he sido culpable de vendarme voluntariamente los ojos para no ver tu lado oscuro. Te he mantenido a una distancia segura para evitarme el mal trago de aceptar determinadas realidades duras pero aleccionadoras. Observarte más de cerca implicaba tener que distinguir entre las supuestas y valientes verdades que me había inventado de las verdades frías, desagradables y duras que también encierras en tu interior. En tu forma abstracta, con todas tus variables y secretos, eres una explicación mucho más sencilla para el dolor del abandono que el hecho de responsabilizar a una persona, a una madre, mi madre.
Estamos vinculadas, tú y yo, como la Tierra y la Luna con las mareas. El rostro que nunca revelarás voluntariamente ha ocultado también parte de mi identidad. Has estado siempre ocultándome secretos, pero también has sido paciente, una barrera y un escudo contra la verdad que solo ahora estoy lista para conocer. Aunque las dudas que nunca me has resuelto me duelen, tenía miedo de que las respuestas fueran aún más dolorosas. Ahora ya sé que, en los años que he tardado en reunir el coraje para buscar la verdad de forma activa, he estado demasiado nerviosa como para ver tu otra cara. ¿Con cuál de tus dos caras te quedarás?
Por primera vez en mi vida, estoy preparada para descubrir quién eres y no imaginármelo. Me ha costado toda mi vida llegar a este punto. He pasado muchísimo tiempo contemplando tu largo pasillo de preguntas sin resolver, demasiado asustada como para adentrarme. Ya he asumido que el viaje será doloroso, pero soy consciente de que ese dolor me hará pasar página, no será un destino en el que permanecer y languidecer. Espero que seas amable conmigo y me permitas asumir lo que pasó, que es lo que llevo tanto tiempo deseando. Ya estoy preparada para aceptar quién eres con todos tus matices, ya no hace falta que seas lo que yo necesitaba que fueras. Estoy lista para borrar los cuentos de hadas con los que rellené mis lagunas y sustituirlos por la cruda verdad, por muy desagradable que sea. Si, después de todo, no tienes ninguna respuesta que ofrecerme, si te llevas tus secretos a la tumba, espero tener el suficiente coraje como para aceptarlo.
Ojalá el mundo empiece a mirarte con mayor detenimiento y descubra una versión más realista de ti. Pero no será posible si aquellos que han sido adoptados no alzan la voz. Hay quienes se encuentran más bajo tus sombras que bajo tu luz. Cuantos más adoptados dejen de morderse la lengua, más realista será la imagen que el mundo tenga de ti. Eres un mosaico de experiencias variopintas, tanto positivas como negativas y una amplia gama de grises por medio. La primera imagen de la cara oculta de la Luna no llegó a la Tierra hasta 1959, gracias a una sonda espacial rusa. Esperemos que las voces de los adoptados sigan la estela de aquel satélite para mostrarle al mundo tu retrato. Tu verdadera identidad.

jueves, 17 de agosto de 2017

Por qué nos debería preocupar la falta de ética en la manipulación del genoma elhuffingtonpost

Unless we pay much more attention to ethical and social choices, we risk turning the promise of gene editing into disaster.


OHSU
En un avance anunciado el pasado miércoles 2 de agosto, unos científicos lograron modificar los genes de un embrión humano para eliminar una mutación peligrosa. Esto no implica todavía el nacimiento de bebés con genes seleccionados mediante la tecnología, pero ya ha comenzado el proceso y pronto será una realidad. La capacidad de la ciencia y la tecnología están pasando actualmente muy por encima de la ética, las normas de seguridad y nuestra comprensión de los riesgos e implicaciones sociales.
La posibilidad de los "bebés a la carta" lleva años rondando por el mundo, no solo en la ciencia ficción, sino también en nuevos estudios del mundo real. Ya existe, mediante la fecundación in vitro, la posibilidad de facilitar la concepción de un bebé y hasta la posibilidad de seleccionar embriones sanos, escoger el sexo del bebé y controlar otros aspectos de la reproducción, cosas que parecen más asuntos divinos y de la naturaleza que humanos.
La elección del sexo del bebé, posible gracias a tecnologías aún en desarrollo, ha remodelado las expectativas de vida y matrimonio de una generación de jóvenes chinos, indios... Ahora, esta tecnología ha llegado a otro nivel con los avances que permiten manipular los genes. Esta nueva tecnología se llama CRISPR/Cas9 (CRISPR son las siglas de "repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas" y Cas9 es la proteína que se usa como herramienta de ingeniería genómica en este proceso). La eficacia de este avance ya quedó demostrada en 2015 cuando la revista Science le concedió un premio al mayor avance científico del año.
Lo que hace que este nuevo estudio suponga tal avance es que es la demostración de que dicha tecnología puede corregir con éxito una mutación dañina en el código genético, generando embriones con células libres de esa y otras posibles mutaciones indeseadas que puedan surgir. La mutación que fue corregida causaba una cardiopatía peligrosa, pero conocemos otras 10.000 afecciones potencialmente peligrosas que son producidas por mutaciones heredadas. Los beneficios de una ingeniería genética bien dirigida podrían ser enormes y es normal que a muchos padres les resulte una posibilidad muy interesante.
La aplicación de la tecnología CRISPR/Cas9 en la "vida real", por oposición al escenario de una investigación, está actualmente prohibida en los Estados Unidos. No obstante, la modificación genética de otros organismos sí que ha estado permitida durante años (si bien en un marco de regulación muy complejo), avivando las controversias relativas a los organismos genéticamente manipulados y los alimentos. Los investigadores tienen permitido manipular embriones humanos reales, siempre y cuando no se lleve el experimento más allá, desarrollando fetos. El principal motivo para impedirlo, al menos hasta que lograron este nuevo avance, era la seguridad de los fetos y el temor a que no salieran adelante o sufrieran otras mutaciones.
Los beneficios de una ingeniería genética bien dirigida podrían ser enormes y es normal que a muchos padres les resulte una posibilidad muy interesante.
Un estudio reciente de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos señala que, si dichas preocupaciones se disiparan, se empezaría a permitir la aplicación clínica, es decir, en la vida real. Ya está permitido en China y algunos investigadores temen que eso pueda estar concediendo a los científicos chinos una ventaja injusta. China está apoyando algunas demandas por los derechos de uso de la tecnología CRISPR/Cas9, pero otros casos han llegado a los tribunales estadounidenses, una disputa que dictará quién tendrá derecho a controlar esta tecnología y su aplicación en el futuro.
Pero la seguridad, en el sentido del bienestar de los embriones y los potenciales fetos, no es la única preocupación. Los líderes religiosos han lanzado sus objeciones por el hecho de que los científicos y otras personas estén "jugando a ser Dios". La Iglesia Católica insiste en que los seres humanos son (o deben ser) "engendrados, no creados". No solo les preocupan las cuestiones fundamentales sobre la naturaleza y el significado de la vida, sino también los dilemas éticos que genera la fecundación in vitroen el caso de los jóvenes hombres y mujeres que donan su esperma o sus óvulos sin pensar bien las consecuencias de ser padres anónimos, en secreto. El papa Francisco se refirió a las tecnologías de reproducción asistida como "una falsa piedad".
Los pensadores laicos también muestran su preocupación por el grado de control sobre la vida humana que residiría en quienes tomaran las decisiones. Un futuro de la raza humana para el que no estamos preparados. ¿Están los médicos preparados para tomar semejantes decisiones éticas fundamentales como qué bebés recibirán qué beneficios o para evaluar los riesgos? ¿Y aquellos que planean ser padres? El Hastings Center, pionero en investigación bioética, lanza la siguiente pregunta: ¿Qué significa ser un buen padre en la era de la genética? Cuando vayan creciendo niños genéticamente manipulados, ¿qué repercusiones habrá en los vínculos de las familias "naturales"?
Resulta difícil oponerse a ahorrarles a muchos niños recién nacidos la carga de las enfermedades hereditarias, pero pensad en esto: ¿Qué bebés tendrían acceso a esas ventajas? ¿Se decidiría según el poder adquisitivo de los padres? ¿O quizás según consideraciones como quién puede ser de mayor utilidad al país o quién tiene los contactos más poderosos? ¿Estaría disponible esta tecnología solo para los padres más ricos y los países más desarrollados? Sean cuales sean las leyes de un país, si no se alcanzan acuerdos internacionales, ¿podrían los padres con el dinero suficiente viajar a otros países como "turistas médicos"? ¿Cuál será el estado legal de la nueva generación genéticamente manipulada? ¿Son los padres "dueños" de sus hijos y por ello tienen derecho a decidir su configuración biológica?
¿Qué bebés tendrían acceso a esas ventajas? ¿Estaría disponible esta tecnología solo para los padres más ricos y los países más desarrollados?
Todas las nuevas tecnologías de gran poder suscitan preguntas sobre cómo se decidirá quién tiene acceso a ellas, sobre las consecuencias indeseadas y sobre la responsabilidad social y moral que acarrea. En un país democrático es imprescindible que se haga un debate público. Y de todo eso no vamos nada sobrados. En el libro Playing God? [¿Jugando a ser Dios?], el sociólogo John H. Evans argumenta que vamos cortos de debate público en parte porque solo nos interesamos por la legitimidad de las cosas, no por las metas a las que deberíamos aspirar. Los beneficios potenciales de la manipulación genética no se reducen a mitigar el riesgo de padecer cardiopatías o cáncer, sino que los padres también podrían escoger mejoras genéticas para incrementar la inteligencia, capacidad atlética y longevidad de sus hijos. Las implicaciones sociales de la ingeniería genética podrían ser catastróficas. Como suele suceder, la magnitud del impacto y si los beneficios superan a los perjuicios dependería de cómo se usaran las tecnologías en cuestión.
La manipulación genética crea diferencias hereditarias entre los seres humanos. Los padres podrían hacer sus hijos a la carta, más altos o rubios, elegir una mayor probabilidad de engendrar hombres o conseguir que sea más improbable que desarrolle cáncer. Los gobiernos podrían diseñar niños para ganar las Olimpiadas, ser mejores soldados, ser trabajadores sumisos o científicos brillantes. ¿Podría hacer resurgir esto las viejas divisiones raciales o incluso provocar otras nuevas? ¿Podría ser esto, tal y como señala el sociólogo Troy Duster, la "antesala de la eugenesia"?
Los gobiernos podrían diseñar niños para ganar las Olimpiadas, ser mejores soldados, ser trabajadores sumisos o científicos brillantes.
La manipulación genética desafía nuestra concepción de la naturaleza humana. Nos insinúa que podemos convertir al ser humano en lo que queremos que sea. Esta idea es un poco más vieja de lo que parece. El ser humano ya ha sido pulido mediante el desarrollo del lenguaje, la alfabetización y la educación. También por la nutrición y la higienización, con consecuencias tremendamente positivas para la esperanza de vida del ser humano. Sin embargo, la capacidad de alterar conscientemente el genoma humano, gen por gen, es algo nuevo.
¿Cuáles son las repercusiones que tiene en la noción de que todos los seres humanos son miembros de una misma especie y, por tanto, de una misma "comunidad de destino común"? Es una idea central para los derechos humanos. También para el modo en que entendemos lo que es la ciudadanía en la mayoría de los países. ¿Es posible que la ingeniería genética cree unas diferencias tan marcadas entre los seres humanos que ni siquiera se les pueda considerar ciudadanos aunque desciendan de los ciudadanos de la actualidad?
La manipulación genética es una de las tecnologías médicas más prometedoras de los últimos años, pero, a no ser que se preste más atención al aspecto ético y social, correremos el riesgo de ver cómo esta nueva esperanza médica acaba envuelta en controversias o convertida en un auténtico desastre.

Los pensionistas andaluces cobran 94 euros menos que la media española granadahoy.com

Perciben 827 euros al mes, lejos de los 1.143 de los vascos, que superan en un 33% la pensión más baja, en Extremadura

Mapa de las pensiones en España DPTO. INFOGRAFÍA
Los pensionistas vascos son los que más cobran de España, con 1.143,35 euros mensuales de media, un 33% más que los extremeños, que con 766,07 euros tienen la pensión más baja, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Andalucía ocupa una posición mejorable, pues con sus 826,9 euros, sólo está por delante de Extremadura, Galicia y Murcia.
Después de los vascos, los que tienen la pensión media contributiva más elevada son madrileños (1.088,09 euros), asturianos (1.086,09) y navarros (1.057,68).
Únicamente esas cuatro comunidades superan los 1.000 euros de pensión al mes, ya que la media de las pagas contributivas para los más de 9,5 millones de beneficiarios es de 921,10 euros y en 11 de las 17 autonomías el promedio es menor. Andalucía está 94,2 euros por debajo de la media.
De la estadística de julio se deduce que Extremadura y Galicia (778,20 euros) son las únicas autonomías cuyas pensiones no alcanzan los 800 euros. Ligeramente por encima están Murcia (809,78 euros), la Comunidad Valenciana y Canarias (848,34 y 848,17 euros, respectivamente).
En números globales, Cataluña tiene el mayor número de pensionistas, con 1,7 millones, contando los beneficiarios de la paga por jubilación, así como las de incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares. Andalucía se sitúa después, con 1.527.753 pensionistas.
Por provincias, Ourense (670,68) y Lugo (690,27) no llegan a 700 euros, seguidas a distancia por Almería (745), Cáceres (756), Jaén (758) y Zamora (764).
De los cinco tipos de pensión contributiva, el País Vasco lidera la cantidad por incapacidad permanente (1.200), jubilación (1.315,7) y viudedad (770,86). En los otros dos apartados la líder es Asturias: huérfanos (454,43) y a favor de familiares (712,85).
Globalmente, el País Vasco, Asturias, Madrid, Navarra y Aragón tienen la mayor dotación, mientras Extremadura, Galicia, Murcia, Andalucía y Valencia, la menor.
Extremadura es donde menos se abona por incapacidad permanente (779,04), seguida de Murcia (831,92). Extremadura y Galicia presentan los peores datos en pensiones a jubilados (877,65 y 885,58 euros), y por viudedad se paga menos en Galicia (548,57) y Baleares (588,22).
Melilla se cuela como la peor para los familiares, con apenas 477,82 euros, seguida de Extremadura (480,69) y Galicia (481,51).
Badajoz es donde menos se aporta por incapacidad permanente (773,85 euros al mes), seguida de Cáceres, Jaén, Cuenca y Córdoba: ninguna llega a los 800.
Álava es la que más dota a sus jubilados (1.331,7) y Cáceres la que menos, con 856,21. Los beneficiarios de una pensión de viudedad en Lugo (471,54) y Ourense (482,59) son los que menos perciben, seguidos de Almería (554,86) y Granada (558,42). Quienes pierden a los padres perciben menos en Almería (331) y Baleares (334).

La inexpresividad como resistencia granadahoy.com

TRIBUNA


VÍCTOR VÁZQUEZ
Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla

La inexpresividad como resistencia
Manolete nació hace cien años y es por eso que su juventud -o sea, su corta vida- fue una guerra y una postguerra española. Fue en esa postguerra de España en la que él alcanzó fama y gloria como ningún otro artista y es por eso también que sobre él, sobre un torero, haya recaído mucho tiempo la cuestión de si era posible el arte -dígase aquí, el toreo- después de una guerra como la nuestra. Una pregunta que, obviamente, se formula en un sentido moral porque, como es sabido, hubo toreo de guerra y de postguerra, y hubo grandes maestros desde aquel llamado año de la victoria en adelante. Sin embargo, el interrogante, mucho más terco y más concreto en este caso, que la clásica disyuntiva ética de buscar o no la belleza en ciertos momentos históricos, es si una ceremonia que presupone un pueblo en alegre y libre conmoción había perdido ya su significado, su moral, cuando la plaza no era sino nación; es decir, cuando ya totalizada y en ausencia de vencidos, podía pensarse que había dejado de ser un foro irredento e insubordinado. A diferencia del poeta o del pintor, el torero, por más soledad que padezca, no puede decirse sin plaza o para luego, y ha de dialogar, forzosamente, con la mirada inmediata de quien puede rubricar su triunfo. La traición, la inmoralidad que alguno quiso ver en Manolete fue precisamente la de haberse dicho artísticamente para la nación, entiéndase, para los nacionales, la de prestar su propio mito a la mitología del régimen.
Este dibujo, el de Manolete como artista cómplice o mito fascista, esconde no sólo una mirada miope e injusta sobre aquello a lo que un joven como él tenía que enfrentar en la España que le tocó vivir, sino también una profunda ignorancia sobre lo que él fue y, sobre todo, sobre aquello que su forma artística significó. Hace ya años, la esclarecedora biografía que hiciera del Califa el historiador cordobés González Viñas nos dejó ver de qué manera la vida del torero fue testimonio de una solitaria resistencia. Una resistencia que no tiene que ver con la ideología o la militancia política, sino con algo más hondo y probablemente igual de valeroso. Dueño hasta el fin de su silencio, Manolete, en el arte y en la vida, siempre tomó la decisión más difícil. Amó a quien no debía, sólo sonrió a lo prohibido y nunca aceptó la moralidad bélica del amigo/enemigo, como bien demuestra su periplo mexicano y su abierta cercanía allí con los españoles republicanos, a algunos de los cuales, como a Indalecio Prieto, brindó también su amistad.
Pero, por encima de todo, la resistencia de Manolete tiene mucho que ver con su obstinada opción por la inexpresividad allí donde regía la mueca orgullosa de la obediencia. Inexpresividad en la vida que no era sino prolongación de la inexpresividad de su arte. Y es que Manolete no heredó, desde luego, la gracia ágil de Joselito ni el genio vanguardista de Belmonte. La circunstancia de Manolete fue mucho más rotunda y difícil, y para ella supo hallar una manera de decirse anticómplice, y eso quería decir antifolclórica, negadora del guiño celebratorio y de la falsa alegría del aspaviento nacional. La opción de Manolete fue ser silencio, trazo puro, presencia vertical, y estar, en ese no decir, en esa desgana triunfal, diciéndolo todo. Una inacción, como vio Ramón Gaya, llena de espíritu, de presencia, de persona; inacción también, desbordada y enigmáticamente popular, y leal por ello, a la última moralidad del toreo.
Las formas de Manolete, formas para después de una guerra, fueron formas casi imposibles, secas, formas autistas, antiflamenquistas, formas herederas de nadie y a su vez estériles. Manolete no es José ni Juan; es decir, no es la fuente, sino un gran accidente del arte. Inagotable referente moral, casi estéril, por imposible, referente artístico. Torear como Manolete -bien lo pudo comprobar el José Tomás anterior a su primer retiro- acaba por silenciar tu innato signo creativo. Ser como Manolete, estar como él, lo engrandece, y no es casual, por ello, que el legado puramente artístico de Manolete no haya sido otro que el de su sitio frente al toro, es decir, el de su lugar moral en la plaza.
Luego vino su muerte y todos los exuberantes ripios que la siguieron. Si el toreo soporta mal la poesía, ya que es redundante hacer poesía sobre lo que en sí mismo ya es poético, el toreo de Manolete es del todo refractario a cualquier lirismo que no sea el de su verdad silenciosa. Mas Manolete murió en mala hora y allí le llovieron en tromba las rimas nacionales, y le llovió más tarde la mezquindad de su caricatura como el primus inter pares de los cruzados. Sin embargo, a cien años de su nacimiento, setenta ya de su muerte, sigue intacta su melancolía insumisa y su profunda y terca inexpresividad. Bien puede conmemorarse por ello que, en tiempos difíciles, un torero consiguió erigirse en el perfecto paladín del arte como rebelión: que tu obra sea la negación de aquellos principios que rigen al pueblo que venera lo que haces.

El 10% de los trasplantes de órganos de Andalucía se hacen en Granada granadahoy.com

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha alabado la "generosidad" de 252 familias andaluzas que han dicho sí a la donación

Hospital Virgen de las Nieves. ÁLEX CÁMARA

Granada ha realizado un total de 56 trasplantes de órganos de enero a julio de este año, (563 en el conjunto de la comunidad autónoma, una cifra que supone un incremento del 17% respecto a 2016, año en el que se realizaron 479 trasplantes). La generosidad de 252 familias andaluzas que han dicho sí a la donación ha permitido que se hayan llevado a cabo estos trasplantes.
A ellas se dirigió la consejera de Salud, Marina Álvarez, para agradecer su altruismo y generosidad que ha permitido acometer estos 563 trasplantes (19 de ellos infantiles), de los que 365 han sido renales (10 infantiles), 138 hepáticos (6 infantiles), 21 de corazón (dos infantiles), 31 de pulmón (uno infantil) y 8 de páncreas.
En los hospitales de Granada se han llevado a cabo 56 trasplantes (31 renales y 25 hepáticos). En rueda de prensa, la consejera del ramo, junto al coordinador autonómico de trasplantes, Manuel Alonso, destacó ayer el alto porcentaje de aceptación a la donación, situado en un 89% e insistió en la necesidad de continuar trabajando para lograr que el cien por cien de los andaluces diga sí a la donación de órganos.
Asimismo, la titular de Salud reconoció la labor que desarrollan los equipos profesionales de los hospitales públicos andaluces que demuestran "su elevada preparación y capacidad para dar respuesta a una de las cirugías más complejas que existen como es la de los trasplantes, en las que se activan casi un centenar de profesionales de diferentes especialidades y categorías, y servicios clave de un centro sanitario, como la UCI, área diagnóstica, laboratorios, quirófanos, bancos de sangre, unidades de aislamiento, etc".
El hecho de que estas operaciones no puedan programarse, porque suceden cualquier día de la semana y a cualquier hora del día o de la noche, pone de manifiesto que la sanidad pública andaluza cuenta con la infraestructura y recursos humanos necesarios para responder a estas situaciones, incluso cuando se concentran varias donaciones en un corto periodo de tiempo.
Por su parte, el coordinador autonómico de Trasplantes, Manuel Alonso, ha manifestado su gratitud a los familiares de los donantes de órganos por su extraordinaria solidaridad y generosidad, "que constituyen un claro ejemplo a seguir", al mismo tiempo que recordó el papel de los agentes sociales implicados en el éxito de estos resultados. Para Manuel Alonso, asociaciones de pacientes, médicos forenses, magistrados, fuerzas de seguridad, personal de aeropuertos, medios de comunicación y otros colectivos son fundamentales en todo el proceso de donación y trasplantes de órganos y tejidos.
Las 252 donaciones de órganos registradas de enero a julio suponen un incremento del 6% respecto al mismo periodo del año anterior, registrándose 14 donaciones más que en 2016. La edad media de los donantes se mantiene en torno a los 60 años (59,6 años).

Sobre el chocolate y la salud El Comercio

Esta semana, el doctor Elmer Huerta analiza la fabricación del chocolate y sobre los beneficios que su consumo regular trae para el organismo

La fabricación de chocolate, y sus derivados, y su contenido de cacao ha sido el tema de conversación en los últimos días. El doctor Elmer Huerta analiza este tema. (Foto: Reuters)

La semana pasada, el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) anunció que el próximo mes dará a conocer su proyecto de reglamento técnico sobre el uso del cacao en la fabricación del chocolate en el Perú. Pensamos que para entender bien ese reglamento, y sobre todo para beneficiarnos de los efectos saludables del chocolate, es vital saber cómo se elabora ese producto.

La planta del cacao es originaria de América y creció de manera silvestre en la Amazonia, de donde fue llevada a Mesoamérica, y fue cultivada con deleite por mayas y aztecas, quienes desarrollaron el proceso inicial para fabricar bebidas chocolatadas. La planta, que empieza a dar frutos a los tres años de su siembra inicial, es de tres principales tipos: Criollo, Forastero y Trinitario (híbrido de criollo y forastero).

El fruto es una baya grande, del tamaño de una papaya pequeña y tiene una cascara de más o menos centímetro y medio de grosor. Después de abrirla con un machete, al interior se encuentran entre 30 y 50 semillas, cada una envuelta en una delgada membrana comestible muy parecida a la membrana del fruto del pacay o pacae. En un reciente viaje a El Salvador, probé ese fruto y el sabor de esa membrana es delicioso, con un cierto saborcito de chocolate.

Una vez cosechadas los frutos, las semillas del cacao son puestas en cajas de madera, en donde fermentan por varios días (cada productor tiene su método de lograr una mejor fermentación). Una vez fermentadas, las semillas son secadas al sol por varios días y su envoltura se adelgaza y la semilla se seca. La semilla seca es entonces tostada y luego descascarada en unas máquinas especiales. 

Esa semilla seca -sin cáscara y tostada- esta lista para convertirse en chocolate y como dijimos, saber su proceso de fabricación es fundamental para saber que si lo que compramos es un verdadero chocolate.